Introducción

La enfermedad renal tiene solución, es lo primero que debes saber.
Es probable que notes cambios en tu ritmo de vida, es normal. Quizá hayas estado en el médico y te haya contado que la función de tus riñones esta deteriorada, los pasos en los que se puede desarrollar, o en los que ya se ha desarrollado esta enfermedad. Bueno, ante todo, calma. Porque tienes que saber que tiene salida y que con los tratamientos se recupera calidad de vida.

¿Qué es la enfermedad renal?

Las enfermedades del riñón se conocen, en general, como nefropatías. La enfermedad renal crónica (ERC) es un estado caracterizado por una disminución significativa y progresiva de la función de los riñones. Unas veces se afecta bruscamente la función de los riñones, otras muy poco a poco. En ocasiones se consigue para la enfermedad y se recupera parte o prácticamente toda la función de estos órganos, en otras ocaciones se cronifica y hay que aplicar si tratamiento para procurar ralentizar la evolución del fallo funcional que es irreversible.

La ERC constituye un problema de salud pública cada vez más importante debido a su incidencia y prevalencia crecientes en los últimos años. Un 10% de la población, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) padecen una enfermedad renal. El diagnóstico y tratamiento precoz de la IRC son fundamentales para el pronóstico, pues es una enfermedad silenciosa y asintomática, que normalmente presenta sus efectos cuando ya está en fases avanzadas.

La insuficiencia renal se produce cuando los riñones dejan de realizar sus funciones y son incapaces de fabricar orina, o si la fabrican es como “agua” sin eliminar las sustancias tóxicas de nuestro organismo. El resultado es todas los componentes de las comidas y las bebidas que tu organismo no necesita ya no se eliminan y la acumulación de líquidos y desechos en el cuerpo contaminan nuestro organismo, nos provocan malestar, y resulta muy peligroso para la vida si no se resuelve con algún tratamiento alternativo. Sin embargo, no hay que olvidar que, a veces, no hay sintomatología hasta estadios muy avanzados de la enfermedad, (por eso se dice que son silenciosas) pero esto no significa que la enfermedad no esté presente y no progrese.

¿Cómo se diagnostica?

El daño renal se diagnostica habitualmente mediante marcadores. Los principales marcadores de daño renal son una excreción urinaria de albúmina  o proteínas elevada (eliminación elevada por la orina de las proteinas consumidas -la albúmina es una tipo de proteina-) y los indicadores de creatinina en sangre, detectados en analíticas de sangre. Dentro de la ERC se encuentran diversos estadios que estratifican el nivel de progresión de la enfermedad.

Podéis ver la clasificación de los estadios de la ERC según las guías K/DOQI para la práctica clínica de la National Kidney Foundation (2002).

tabla2

Los estadios 3-5 constituyen lo que se conoce habitualmente como Insuficiencia Renal Crónica (IRC). En la Enfermedad Renal Crónica Avanzada (ERCA) incluye los estadios 4 y 5, los objetivos terapéuticos están dirigidos a disminuir y tratar las complicaciones asociadas a la insuficiencia renal, y preparar de forma adecuada y con suficiente antelación el tratamiento sustitutivo de la función renal (diálisis o trasplante).

Debido a esta falta de función de los riñones se irán acumulando en el cuerpo sustancias no eliminadas en la orina. Esta situación puede descubrirse porque se sufran algunos síntomas o porque se observen datos anormales en los análisis y exploraciones ya que, a veces, es difícil darse cuenta de que se tienen los riñones enfermos.

Esta enfermedad puede no producir dolor ni malestar, y en muchos casos no se tendrá sensación de enfermedad, incluso aunque se haya perdido gran parte de la función renal. Sin embargo, la labor de seguimiento en las consultas de nefrología puede retrasar mucho la progresión de la enfermedad, llegando a frenarla en algunos procesos si se actúa al principio.

Es muy importante que la persona que padece estos problemas los conozca y colabore con los profesionales encargados de su cuidado. En este periodo de seguimiento, en la consulta de nefrología se controlan todos los factores de riesgo que puedan modificarse, las enfermedades que puedan aparecer, los medicamentos que perjudican la función renal, los alimentos recomendados y los que no, etc.

Podemos diferenciar entre la Insuficiencia Renal Aguda y la Crónica. En la Aguda, los riñones dejan de trabajar repentinamente debido a diversas causas (accidentes, intoxicación…) y generalmente puede curarse. En la Crónica, los riñones van dejando de funcionar paulatinamente como consecuencia de una enfermedad y no se puede curar, evolucionando a una Insuficiencia Renal Permanente o crónica (IRC) que hace referencia a que el riñón funciona tan poco que necesita tratamiento sustitutivo de la funacional renal: la diálisis (el cualquiera de sus técnicas) y el trasplante.

¿Cúales son los síntomas y los factores de riesgo?

Los síntomas que nos alertarán de la enfermedad son: Importante aumento o disminución del número de veces que se orina, necesidad de orinar por la noche, falta de apetito, cansancio, náuseas y vómitos, dolores de cabeza, hinchazones (sobre todo en párpados y piernas), insomnio, dificultad al respirar…

Con el paso del tiempo pueden aparecer otras manifestaciones (picores, quemazón plantar, inquietud de piernas, dolor de huesos, color de piel amarillento, mal aliento, interés sexual disminuido…)

Hay patologías que tienen un componente genético, como la poliquistosis (quistes renales), otras se desconoce el origen pero si se sabe que los factores de riesgo más importantes que puede afectar a la aparición de la IRC son la diabetes (nefropatía diabética), la HTA (Hipertensión Arterial no controlada) y la arterioesclerosis (nefroangioesclerosis), afecciones cardíacas o la obesidad. Otras enfermedades de riesgo de IR son el uso prolongado de antiinflamatorios y las enfermedades sistémicas como el lupus, artritis reumatoide...etc. 

Testimonios

Encuentra las experiencias de otros pacientes sobre la enfermedad renal.

Hazte Socio

Te beneficiarás de nuestros servicios a precios especiales y ayudarás a otros que los puedan necesitar.

Centros Diálisis

Localiza el centro de hemodiálisis más cercano para tus desplazamientos vacacionales.