Pre Diálisis

La progresión de la insuficiencia renal crónica se desarrolla a medida que las estructuras internas de los riñones se van dañando. En las etapas iniciales la enfermedad puede no presentar síntomas. De hecho, la progresión puede ser tan lenta en algunos casos que los síntomas no ocurren hasta que la función renal es menor a la décima parte de lo normal. Uremia es el término médico para describir los síntomas que se presentan cuando los riñones ya van dejando de funcionar. En función de la evolución de la disfunción renal los tratamietos que se aplican, pautados por los nefrólogos, se van ajustando a las necesidades de la fase de la enfermedad.

La importancia de la detección temprana supone la capacidad de reacción para frenar o retrasar el avance de la enfermedad. El paciente normalmente carece de síntomas hasta que el proceso de insuficiencia renal afecta al 70-80% de las nefronas o hasta que el índice de filtración es inferior al 20-25% de lo normal y, sin prevención, puede diagnosticarse ya en fase de prediálisis o de diálisis, con la necesidad de una intervención rápida que en ocasiones habrá consumido todas las opciones de planificación.

¿Qué es la prediálisis?

Es el momento de la evolución de la enfermedad que se relaciona con la fase ERCA (Enfermedad Renal Crónica Avanzada) entre los estadios 4 y 5, donde se ha perdido entorno a un 75% de la función renal y queda una funcion renal residual que ronda el 25%. Es la fase en la que un paciente generalmente puede retrasar la necesidad de la diálisis siguiendo las instrucciones del médico o nefrólogo, controlando su dieta y la ingestión de líquidos, cuidando de sí mismo y controlando su presión arterial.

El paciente con uremia severa, cuando va acumulando los productos de desecho en su torrente sanguíneo, puede sentir un malestar importante. En esta etapa, la calidad de vida de la persona se deteriora y aparecen síntomas como falta de apetito, astenia, hipertensión, anemia, insuficiencia cardiaca, dificultad respiratoria, falta de concentración, vómitos, edemas, dolores óseos, picor generalizado y disminución de la producción de orina o nicturia. El objetivo del tratamiento en esta etapa es controlar los síntomas, reducir las complicaciones y retrasar si se puede el progreso de la enfermedad.

En esta etapa, es cuando el paciente debe recibir de los profesionales una información amplia, concreta y completa de los tipos de tratamiento sustitutivos que existenes, las caracteristicas de cada técnica y las posibles ventajas o inconvenientes que cada tipo de diálisis puede ofrecer al paciente. Será el paciente el que, junto con el médico, decidirá que técnica de diálisis prefiere, se ajusta más a su tipo de vida o le puede ofrecer más calidad de vida. El médico puede indicarle que, según las patologías que pueda tener asociadas, quiza alguna técnica no sea adecuada para el paciente.

¿Qué ventajas tiene los cuidados en prediálisis?

Si hemos detectado la enfermedad a tiempo, habrá posibilidades que ir aprendiendo qué es y cómo tratarla. Si ya esta más avanzada, algo habitual por ser una enfermedad que no da síntomas en las primeras fases, la evolución puede ser rápida. Pero tranquilidad, hay alternativas y tratamientos.

Llega un punto en que los riñones, por una degeneración funcional de la enfermedad, dejan de funcionar y, normalmente, en ese punto uno va dejando de orinar o elimina 'agüilla' sin la sustancias sobrantes del organismo.

Como no se puede vivir con esas impurezas en el organismo, porque esos nos llevaría al final de la vida, hay un tratamiento que hace esa función de los riñones, llamado tratamiento renal sustitutivo, porque sustituye la función que no pueden realizar los riñones. Es la diálisis.

¿Qué decisiones puedo tomar en prediálisis?

Es aquí cuando nuestro médico nos suele indicar las alternativas (crudas, pero reales y a tu elección): diálisis peritoneal manual, dialisis peritoneal automática, hemodiálisis hospitalaria, hemodiálisis domiciliaria, trasplante o dejar evolucionar la enfermedad, que supondría morirse. Es elección del paciente.

TODAS LAS TÉCNICAS DE TRATAMIENTO RENAL SUSTITUTIVO SON IGUAL DE SEGURAS, no hay ninguna más segura que otras. La diálisis, en cualquiera de sus modalidades, tanto las  de hemodiálisis como las de diálisis peritoneal, favorecerán un proceso inicial de reactivación que devolverá al paciente la sensación de recuperación del bienestar perdido y la mejoría del funcionamiento de los sistemas corporales.

Es esencial que el paciente conozca toda la información sobre las opciones de tratamiento disponibles para elegir la que mejor se adapte a sus necesidades y posibilidades, siempre buscando su mejor calidad de vida y normalización social, familiar y laboral. Los pacientes deben saber que EL CAMBIO DE MODALIDAD ES POSIBLE y deber ser facilitado por los médicos, cuando el enfermo lo solicite y siempre que no exista contraindicación médica.

Testimonios

Encuentra las experiencias de otros pacientes sobre la enfermedad renal.

Hazte Socio

Te beneficiarás de nuestros servicios a precios especiales y ayudarás a otros que los puedan necesitar.

Centros Diálisis

Localiza el centro de hemodiálisis más cercano para tus desplazamientos vacacionales.